Papel Pintado Beige

Papel Pintado Beige
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-24 de 255

Fijar Dirección Descendente
por página

Papel pintado beige

El acabado es el elemento más estático del interior, es más difícil de variar que otros elementos como los textiles (cojines, cortinas, etc.) o un ramo de flores sobre la mesa. Para evitar el tener que cambiarlo al poco tiempo, los diseñadores recomiendan elegir colores de pared neutros y visualmente cómodos. El papel pintado beige se encuentra entre los colores más populares para la decoración de interiores.

Este color es universal en cuanto a combinaciones de colores. De la misma manera que sucede con el blanco y el negro, se puede combinar de forma segura con casi cualquier tono y quedará bien. Debido a su neutralidad, se utiliza a menudo como base sobre la que se destaca la profundidad de otros colores más saturados.

Este color es muy resistente a las manchas y al paso del tiempo, apenas se nota la “contaminación doméstica”. Si elegimos un papel pintado beige grisáceo conseguiremos un acabado óptimo desde el punto de vista práctico.

Apto para cualquier estilo y estancia, no hay limitaciones para él: podemos colocarlo en el pasillo, en la habitación infantil o juvenil, en la cocina e incluso en el baño. Tampoco hay restricciones estilísticas. Con la posible excepción de la alta tecnología, el papel pintado beige se puede utilizar en cualquier cantidad, tanto en el sentido clásico como en el moderno. Se puede combinar con cualquier material y textura, adaptándose al ambiente general del interior.

Tiene muchos tonos: si ninguna duda encontrarás el papel pintado beige que más se adapta a tu decoración. A pesar de que formalmente se considera un color cálido, tiene tonos neutros e incluso fríos, cercanos al gris noble: perla, ceniza y otros. Y la mezcla de este color y el gris tiene incluso su propio nombre: greyge (del inglés grey and beige).

Además es un color tranquilo y confortable para la vista y la psique. Se encuentra frecuentemente en la naturaleza y se caracteriza por tener texturas cálidas y acogedoras, por lo que, inconscientemente, disfrutamos rodeados de tonos cremosos, ocres o trigo.

Variedad de texturas de papel pintado

La percepción de la paleta disponible está influenciada no solo por los colores mismos, sino también por las texturas. Las paredes beige son austeras si imaginas una superficie plana y vacía, pero el papel pintado moderno puede tener un aspecto completamente diferente. Por ejemplo, para una habitación puedes elegir las siguientes imitaciones de texturas: todo tipo de fibras textiles (algodón, yute, lino, arpillera, etc.), yeso decorativo. cemento y hormigón, mármol, trabajos realizados con pintura (estuco veneciano, gotelé, etc.), madera. metales, etc.

Colores para combinar el papel pintado beige

Veamos qué combinaciones de colores son las que mejor le van a este color para conseguir un resultado ideal:

Con acromáticos

El gris, el negro y el blanco son universales en sí mismos, al igual que el beige. Por tanto, es casi imposible equivocarse en su combinación a la hora de elegir el papel pintado en estos tonos. Pero para que el interior, en el que el color principal es el crema, luzca armonioso, hay que seguir algunas reglas:

El negro ayuda a resaltar, forma líneas claras y "recoge" un interior monocromático claro. Los elementos oscuros deben ser locales y no ocupar demasiado espacio. Por ejemplo, podrían ser lámparas, elementos decorativos o estructuras de muebles.

El blanco añade ligereza y se puede utilizar en cualquier proporción, diluye la monotonía de una base ligera, que puede resultar un poco abrumadora en un área grande. Es mejor utilizar un tono blanco con un tono cálido en lugar de un blanco frío como la nieve. Esto hará que la combinación sea más natural, armoniosa y agradable a la vista.

El gris en el interior juega el mismo papel que el beige. A menudo se utiliza un papel pintado de este color como base y fondo para otros elementos que destacan más, pero pueden coexistir fácilmente. En el caso de que se utilice crema como color de fondo, puedes experimentar con variaciones de gris más ricas y oscuras.

Con marrón

Otro par universal, ya que incluso en la naturaleza estos colores se encuentran cerca. La combinación más evidente y natural es el papel pintado beige y la textura de la madera en cualquiera de sus manifestaciones. Se adapta a la mayoría de estilos: desde los clásicos puros hasta los ecológicos o minimalistas.

Se trata de una combinación bastante moderna y conservadora al mismo tiempo. Si predominan los colores cálidos, resulta muy acogedor, por lo tanto la paleta marrón crema se puede utilizar en cualquier habitación. Queda especialmente bien en una oficina en casa, un dormitorio, un pasillo y un dormitorio.

Con colores pastel

Los colores pastel ayudarán a crear un interior delicado y natural. Estos incluyen los siguientes: azul, menta y verde claro, melocotón, rosa tiza, lavanda, amarillo pálido, turquesa claro, corales, etc. Una idea que queda muy bien es colocarlos sobre un fondo de papel pintado beige grisáceo o nácar. El tono del acabado se selecciona en función de los colores pastel que se incluyen en la paleta: crema cálida para detalles en rosa y amarillo, más cercano al gris si predominan los colores fríos azul-lila. Esta combinación es muy adecuada para dormitorios románticos y cuartos infantiles.

Con azul y cían

Esta combinación la vemos en la propia naturaleza, es la imagen típica de la playa, el cielo azul y el mar. El azul y el cían pertenecen al espectro frío, por lo que refrescarán un fondo hecho con papel pintado beige. Esto, a su vez, agregará calidez y equilibrará el azul (es un color profundo y reflexivo). Esta combinación queda muy bien en la cocina, en la habitación de los niños, en el salón y en el dormitorio.

Con rojo y naranja

Si tienes una habitación donde no llega demasiada luz natural, esta combinación cálida y alegre es ideal. Ejemplo de estas estancias son las habitaciones con ventanas pequeñas o que están orientadas al norte. Esta paleta compensará la falta de luz natural y hará que la habitación sea acogedora.

Es importante recordar que el rojo y el naranja son colores activos, a veces incluso agresivos, por lo que conviene utilizarlos como acentos. Por ejemplo, se pueden elegir cortinas de color rojo oscuro o rojo ocre a juego con el papel pintado beige. Es mejor elegir estos tonos de rojo y naranja no ácidos, sino ligeramente apagados. Para que el conjunto luzca armonioso, es importante que todos los tonos tengan la misma temperatura. Para las paredes son adecuados el color trigo, café con leche, caramelo, mantequilla o el arena.

Papel pintado beige con otros elementos

El acabado del suelo y del techo se realiza según el principio clásico de “parte de arriba blanca, parte de abajo oscura”.

El techo suele ponerse en varios tonos más claro que las paredes, lo ideal es blanco. El suelo es varios tonos más oscuro: marrón, gris oscuro, etc. Esto creará una gradación natural.

A este color le van muy bien muchos elementos, pero se podrían destacar los paneles de madera, o paredes de yeso decorativo, fotomurales de una amplia temática, etc.

En lo que a cortinas se refiere, si las paredes son de colores cálidos (crema, amarillo claro, arena, café con leche o caramelo), las de color marrón, vino, naranja o dorado quedarán bien. Si hemos colocado un papel pintado con las variaciones más frías de beige grisáceo se complementan mejor con tonos fríos como pueden ser azul intenso, gris azulado, verde botella, violeta, gris oscuro. Si ya hay un patrón en las paredes, las cortinas deben ser lisas y viceversa. Los textiles en las ventanas también pueden ser de colores neutros, pero no deben coincidir completamente con el color del acabado ni fusionarse con él. Si la habitación es pequeña y hay poca luz en ella, es mejor elegir cortinas claras de telas semitransparentes o en color beige o gris claro.

Copyright © 2004-presente. Ingética Consultores S.L. Reservados todos los derechos.